La pasada semana tuvo lugar en Santa Cruz de Tenerife el juicio a dos jóvenes acusados por causar desperfectos en un coto y destrozar un estanque, la cuantía de los daños asciende hasta 23.700. Ambos negaron que fueran los autores de los hechos, manifestando que se desplazaron hasta el lugar en busca de unos supuestos perros usados en peleas clandestinas, los cuales nunca aparecieron. Fueron interceptados gracias a la intervención de un guarda rural, que observó los hechos de primera mano con sus prismáticos y pudo ponerse en contacto con los socios del coto y con la Policía Local.

Desde la defensa de los procesados sostienen que los destrozos en el estanque ya estaban cuando ellos llegaron hasta el lugar. Uno de ellos dijo que se dedicaba a la construcción y es por eso que el maletero de su coche apareció una maza, mientras el otro alegó que se cayó en un depósito mientras buscaba a un presa canario que le robaron hace tres años. Sin embargo la versión del guarda concuerda a la perfección con las declaraciones de otros testigos (dos cazadores y un agente de Policía Local)

Imagen de archivo, coto de caza en las Islas Canarias

Según explica el vigilante, oyó ruidos y trató de buscar la procedencia con sus prismáticos, fue entonces cuando vio  a un individuo golpeando con una maza las paredes del estanque y a un segundo individuo destrozando la cubierta, acto seguido, observó como caminaban hasta un coche, allí mientras los ahora procesados se quitaban algunas prendas, fueron vistos por dos socios del coto.

Los cazadores siguieron al vehículo y apuntaron su matrícula, pocos kilometros después fueron interceptados. Por otra parte el guarda pidió a los agentes que revisaran el maletero, dónde los funcionarios encontraron la maza con restos de material similar al del estanque y un pasamontañas.

Uno de los dos acusados reconoció en el juicio que dijo a los policías locales que él había estado implicado en los hechos, sin embargo quiso matizar que hizo la declaración bajo presión y tras estar más de tres horas en la calle pasando frío. Por su parte los cazadores han negado rotundamente que haya perros de peleas en el estanque y afirmaron que se desplazan hasta allí una vez a la semana para dar de comer a perdices y conejos.

En el juicio fue usado una grabación subida a las redes sociales del conocido activista Cristo Gil, quién dice que él se limitó a subir a sus redes el vídeo que le habían enviado.

Categorias: Caza, Noticias, Slide

  • RSS
  • Delicious
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Youtube

Articulos Destacados

Los gobiernos de Bal

Defendieron su viabilidad como alternativa a las capturas

Cursos de Formación

La Escuela de Caza de la Federación Andaluza de Caza ...

Crean una Plataforma

La ONC crea una Plataforma Nacional de Defensa del Silvestrismo ...

Adiós al Arruí

La reclamación de Ecologistas en Acción llega al Tribunal Supremo, ...

La Caza Sí Funciona

Acabo de leer un artículo publicado por PACMA en el ...

Patrocinadores

  • PS3conClase
  • Armeria M.Martin
  • Anunciate AQUI
  • Anunciate AQUI

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies